/* */

La Iglesia de Santa María, con estilo gótico tardío y barroco, está situada en la Plaza de la Iglesia, en el centro urbano de Arenys de Mar, en la comarca del Maresme.

Originalmente, Arenys de Mar era el barrio de pescadores de Arenys de Munt. Hacia el siglo XVI, Arenys de Mar había crecido, en 1574 solicitó poder tener una iglesia propia, y un año más tarde el obispo concedió el permiso para la construcción de un nuevo edificio católico. Esta iglesia no se convirtió en parroquia hasta 1781.

Entre el 1583 y el 1628, la nueva iglesia fue construida por Joan de Tours y sus hijos, Joan y Dionís. Este edificio era una mezcla entre los estilos gótico y renacentista. De hecho, en el interior se puede ver como las nervaduras góticas de las bóvedas de crucería descansan sobre capiteles renacentistas de tipo dórico.

En 1755 se prolongó la iglesia, y se construyó la fachada, de estilo barroco, que se puede observar actualmente, así como el campanario. Esta ampliación fue dirigida por Fortià Anglada. En esta fachada barroca podemos observar una gran puerta enmarcada por columnas de fuste liso con una decoración de tipo rococó, y tiene un coronamiento mixtilíneo.

Entre el 1777 y el 1789 se volvió a ampliar esta iglesia, y se construyó la capilla de los Dolores, proyectada por el arquitecto Joan Mas.

Ya en el siglo XIX, se construyó la capilla del Santísimo, y se transforma el campanario en un campanario octogonal y es coronado por un templete añadido en 1911, así como el comunidor con cubierta inclinada de cerámica vidriada.

De esta iglesia podemos destacar el magnífico retablo mayor, que fue obrado entre el 1706 y el 1711 por el escultor Pau Costa. Este altar es uno de los retablos barrocos más importantes de Cataluña, junto con el retablo de Cadaqués y el retablo del Miracle de Riner.