/* */

La Catedral de Sant Pere, de orígenes medievales, está situada en la Plaza de la Catedral, en el centro urbano de la ciudad de Vic, en la comarca de Osona.

La primera mención documental que tenemos de la diócesis de Osona es del año 516. Con la conquista cristiana del territorio de Al-andalus, entre el 879 y el 888, se volvió a crear la diócesis de Osona. La Catedral Sant Pere se empezó a construir en 1003 por el obispo abad Oliba, y fue consagrada el 1038. El campanario, que todavía se conserva hoy en día, se construyó en 1064.

La Catedral de Sant Pere tiene un claustro gótico que se empezó a construir en 1318, aunque su construcción se prolongó hasta el siglo XV. Entre otro, en la construcción de este claustro intervinieron Ramon Despuig, Bartolomeu Ladernosa y Antoni Valls.

La Catedral de Vic se reconstruyó en 1781 por el arquitecto Josep Moretó Codina. Este nuevo edificio se consagró en 1803.

La Catedral Sant Pere está dividida, en tres naves, por pilares cuadrangulares, y es cubierta con bóvedas hemisféricas. En los laterales de las naves, hay seis capillas a cada lado.

Las partes románicas conservadas en son la cripta y el campanario. El campanario es de torre, y tiene una altura de 46 metros. Se divide en seis pisos separados por frisos de arcos ciegos y dientes de sierra. A los dos pisos inferiores hay ventanas de aspillera y unas lesenas que dividen los muros en dos. En el tercer piso también hay una lesena central que separa dos ventanas de medio punto. En el cuarto piso hay ventanas geminadas separadas por columnas con capiteles. A los dos últimos pisos hay ventanas triforas con columnas. El último piso es un añadido posterior.

Esta catedral también cuenta con un claustro gótico, donde el primer piso hay grandes ventanales con claraboyas caladas en piedra y soportadas por tres finas columnas. Tanto los capiteles como las claraboyas están decorados con escenas figurativas. En la parte superior de este claustro hay un piso que se construyó para ubicar una biblioteca, y donde hay un retablo de madera de los siglos XVI-XVIII.

La fachada es de estilo neoclásico, y cuenta con tres puertas de entrada. La puerta central es la más espectacular, y cuenta con dos columnas a cada lado, con una gran hornacina en su parte superior.

En el interior, además, todavía se puede ver la capilla barroca de Sant Bernat Calbó.

Durante la Guerra Civil Española, la Catedral de Vic fue incendiada. Aunque el comité de Milicias Antifascistas de Vic, presidido por Francesc Freixanet, intentó salvaguardar los edificios y las personas religiosas de Vic, el 21 de julio de 1936 llegaron a Vic milicianos de otras poblaciones. En un principio se creía que los nuevos milicianos eran de Hospitalet de Llobregat, pero por testigos directos, sabemos que los milicianos eran de Santa Coloma de Gramanet. Estos milicianos destruyeron diferentes edificios religiosos de Vic, entre ellos la Catedral de Vic. En la Catedral le prendieron fuego, y todo el interior, junto con el tejado, quedó fuertemente afectado. Una vez terminada la Guerra Civil, se reformó y se reabrió al público.

Del incendio, por ello, se pudo salvar la urna barroca de Sant Bernat Calbó, obra de Joan Matones. También se pudo salvar el retablo mayor gótico de San Pedro y Santa María, esculpido por Pere Oller, así como otras figuras.

Actualmente, el interior de la catedral cuenta con unas pinturas de Josep Maria Sert, que pintó la catedral en dos ocasiones. Una antes de su quema, y ​​el otro una vez acabada la Guerra Civil. Estas pinturas representa el ciclo del misterio de la redención.

Con el estilo característico de Josep Maria Sert, hay un predominio de las masas y las figuras voluminosas de gran fuerza, con un gran contraste de claroscuros.