/* */

La Casa de Puigllussà está situada en el extremo oeste de la Sierra de Puigllussà, al oeste de Sant Feliu Sasserra, dentro del término municipal de Sant Feliu Sasserra, en la meseta del Lluçanès, en la comarca del Bages.

La Casa de Puigllussà es una casa de campo en la que se ha conservado una leyenda. Según la leyenda, hace muchos años, durante los inviernos, Ventura, un hombre de los Valles de Merlès, iba alrededor por las casas de campo. Este hombre se dedicaba a matar cerdos para poderse sacar un sobresueldo.

Ventura era muy amigo de la familia que vivía en la casa de Puigllussà, y cada año los iba a ayudar en la matanza del cerdo. Cuando iba, se pasaba todo el día, y siempre se quedaba a cenar.

Pues resulta que un año, cuando Ventura estaba en la masía de Puigllussà, al terminar la cena se fue a su casa. No había caminado ni 50 metros que Ventura comenzó a sentir fuertes ruidos detrás de él. Ventura se giró y vio un oso de gran tamaño que le estaba siguiendo. Ventura ignoró al animal, pues ya se imaginaba que había gato encerrado. Al pasar por el lado de la riera de Relat, el oso desapareció todo tirándose dentro del agua.

Al día siguiente, Ventura volvió a la casa de Puigllussà para investigar sobre la aparición del oso. Resulta que la hija de la casa de Puigllussà había comprado un libro que, cuando lo leía, podía hacer aparecer sombras de animales que imitaban el sonido de las pisadas, como si fueran reales.