/* */

La Casa de Fontermona está situada al sur de la Sierra del Molino de Badia, al oeste de Sant Feliu Sasserra, dentro del término municipal de Sant Feliu Sasserra, en la meseta del Lluçanès, en la comarca del Bages.

La casa de Fontermona es una casa de campo en la que se ha conservado una leyenda. Según la leyenda, hace muchos años, en esta casa vivía una familia en que el hombre tenía muy mal carácter. Al parecer, el padre de la familia no tenía buena relación con el resto de la familia. Era tan desagradable, que un día su mujer le echó de casa, y el hombre se vio obligado a ir a vivir en una barraca. Antes de que el hombre abandonara la casa, por eso, el hombre dijo a su mujer que a él no le faltaría de nada, pero que no lo pensaba compartir con el resto de la familia.

Fueron pasando los años, y el hombre estaba a punto de morir. En ese momento, la mujer de la casa de Fontermona aceptó que su marido volviera a casa para que pudiera pasar sus últimos días.

Cuando el hombre murió, los enterradores fueron a buscar el cuerpo en la casa de Fontermona para poderlo enterrar. El problema fue que allí donde tenía que haber el fallecido, encontraron una piedra de grandes dimensiones. Buscaron el cuerpo del hombre muerto, y no lo encontraron. Decidieron, así, enterrar a la gran piedra como si fuera el hombre fallecido.

Según dicen, cuando la familia hizo fuera de casa al hombre, éste vendió su alma al diablo para que no le faltara de nada. A cambio, de este trato, después de muerto, el alma era del diablo, y el demonio la fue a buscar para llevarla al infierno.