cargando el mapa, espere por favor ...

El Monasterio de Santa María de Lluçà es un edificio que se encuentra en el centro de Lluçà, justo a los pies de la colina del Castillo de Lluçà.

Muchas personas afirman que la iglesia de Santa María de Lluçà se fundó en 905, ya que supuestamente se ha conservado el documento de consagración de esta iglesia. Sin embargo, este documento del año 905 es una falsificación de los siglos XII y XIII, y no sabemos el año exacto de la consagración de esta iglesia. Sin embargo, podemos afirmar que esta iglesia ya existía en el siglo X.

Durante el siglo XII, se fundó, en esta iglesia, un monasterio canonical regido por la regla de San Agustín. Esta canónica existió hasta el siglo XVI.

La actual iglesia de Santa Maria de Lluçà es el resultado de unas reformas hechas durante el siglo XV para reparar un antiguo edificio del siglo XII. Se trata de una nave con un pequeño crucero, con un ábside central y una absidiola en cada extremo. La cubierta de la iglesia está formada por una bóveda de cañón hecha con piedra. El campanario, de planta cuadrada y tres pisos de altura, se construyó entre 1581 y 1661 con estilo barroco. El último piso del campanario cuenta con cuatro ventanales para las campanas, y termina con una azotea que tiene una barandilla hecha con hierro forjado. La fachada principal de la iglesia también se reformó en 1661, modificando el portal pero conservando los herrajes románicos de la entrada. Hacia el 1765, se construyó la capilla del Santísimo Sacramento, junto al campanario, y se decoró el interior de la iglesia con molduras de yeso siguiendo un estilo barroco.

El claustro se encuentra adyacente a la iglesia. Este tiene unas proporciones reducidas y tiene una planta irregular. Aunque originalmente este claustro contaba con dos pisos de altura, en 1967 se eliminó el segundo piso. El claustro cuenta con 18 arcos sostenidos por 22 columnas con capiteles románicos. Los capiteles están esculpidos con motivos vegetales y de bestiario. En las paredes del claustro, podemos observar dos sarcófagos de piedra de los siglos XIII y XIV, así como otras esculturas de piedra trabajada. En el suelo del claustro, aun podemos ver diferentes tumbas antropomorfas. En el centro del claustro, hay un pozo.

En este monasterio todavía se pueden observar varias pinturas góticas descubiertas en 1954. Estas pinturas, del siglo XIV, se encontraban en el corazón de la iglesia.

También podemos observar una reproducción de una cruz de altar, así como del altar románico del siglo XIII. Las obras originales se conservan en el museo Episcopal de Vic.