Obtener indicacionesExportar como KML para Google Earth/Google MapsAbrir mapa independiente en modo pantalla completa
La Sauva Negra

cargando mapa - por favor, espere...

La Sauva Negra41.785774, 2.185829La Sauva NegraBalenyà Catalunya, España (Indicaciones)

La Sauva Negra es un hayedo que se encuentra al sur de Santa Maria Savall, entre los términos municipales de Centelles, Castellcir, Balenyà y Sant Martí de Centelles.

Este es un bosque de una gran belleza y está protegido dentro del Plan de Espacios de Interés Natural. Este bosque tiene una extensión de 110 hectáreas. Uno de los puntos más emblemáticos de este bosque es la Fuente de Sauva Negra, una fuente de aguas sulfurosas.

Se ha conservado la leyenda de los demonios de Sauva Negra, una leyenda situada en este bosque. Según la leyenda, hace muchos años, en Balenyà había una casa de campo con un dueño que tenía muy mal genio, y llevaba muy mala vida. Este hombre no tenía respeto a Dios ni a los Santos. Al parecer, este hombre, con algunos amigos, iba a la Sauva Negra, ya que allí estaban muy bien.

Estos hombres criaban caballos, los más rápidos de la Plana de Vic. Cuando se acercaba una tormenta, se ve que la iban a recibir a la Sauva Negra y, rápidamente, volvían a casa sin mojarse por el temporal.

Cuando este dueño murió, lo fueron a enterrar en el cementerio de Balenyà. Cuando lo enterraban, la gente sintió el ruido de unas cadenas y cuerdas, y todo el mundo se asustó. Lo enterraron, pero la tierra sagrada no lo quería, y aquella noche la tierra santa lo desenterró con la caja. La gente del pueblo, al verlo, lo volvieron a enterrar, pero cada vez que lo enterraban aparecía, al día siguiente, fuera de la tumba.

Al ver esto, decidieron poner el cadáver sobre una mula ciega, y dejaron que la mula fuese allí donde quisiera. Se pensaban que la mula se detendría allí donde el fallecido quisiera ser enterrado.

La mula fue hasta el bosque de la Sauva Negra, y se detuvo en medio del bosque. Por arte de magia, las cuerdas que ataban el cadáver se desataron solas, y éste cayó al suelo.

Cuando la mula se marchó, salieron todo de demonios que se llevaron al difunto sin dejar rastro en la tierra.