cargando el mapa, espere por favor ...

La iglesia de Santa María del Mar, conocida también como Santa María de las Arenas o Catedral del Mar, está situada en la Plaza de Santa María, en el centro de la ciudad de Barcelona.

La primera mención documental que se conserva de esta iglesia es del año 998. En esta primera mención, sale nombrada como Santa María de las Arenas. Esta antigua iglesia románica se construyó sobre un antiguo templo paleocristiano.

El 1005 es la primera vez que aparece el nombre de Santa María del Mar, y en 1009 aparece documentada como parroquia de Vilanova de la Mar, un barrio extramuros habitado por armadores, mercaderes y descargadores del puerto.

El actual edificio, de un marcado estilo gótico, se empezó a construir en 1329. Los maestros de obras encargados de su construcción fueron Berenguer de Montagut y Ramon Despuig. Los dos campanarios, por ello, se construyeron más tarde. Un campanario fue erigido en 1496, y el otro en 1902.

Un hecho destacable de la construcción de este edificio, fue que los costes los debían asumir los feligreses, y muchos de estos feligreses participaron activamente en su construcción.

Esta iglesia está formada con tres naves de una altura similar. La nave central está dividida en cuatro tramos de 13 metros, y las laterales en tramos de 6,5 metros. El ábside de la iglesia tiene un deambulatorio con nueve capillas radiales. Detrás del ábside, hay adosada la capilla del Santísimo, una obra neoclásica construida entre 1833 y 1839 por Francesc Vila.

La fachada principal está flanqueada por dos torres octogonales. La puerta de entrada está centrada, y están las imágenes de San Pedro y San Pablo. En el tímpano está la imagen del Salvador entre la Virgen, y San Juan. El rosetón, que hay sobre la puerta, fue destruido por el terremoto de 1428, y fue reconstruido en estilo gótico flamígero a finales del siglo XV. Además, la iglesia tiene dos puertas laterales, y otra en el ábside, construidas en 1542 por Bernart Salvador.

En el interior del edificio todavía podemos observar la figura del rey Pedro IV, enterrado en 1466. También hay que destacar los vitrales que se conservan, ya que la mayoría son del siglo XV.

Durante la Guerra de Sucesión Española, esta iglesia se convirtió en iglesia palatina. Carlos III (o Jorge de Hesse-Darmstadt), hizo construir un pasillo elevado que comunicaba la iglesia con el Palacio del Virrey. Además, en esta iglesia se celebraron las bodas del archiduque Carlos de Austria con la princesa Isabel de Brunsvick el día 1 de agosto de 1708.

Durante la Guerra Civil Española, se destruyeron la decoración interior de esta iglesia.