cargando el mapa, espere por favor ...

La Iglesia de la Mare de Déu de l’Ajuda, conocida también como iglesia de Sant Fruitós, Santa María de las Mujeres o Virgen de la Buena Suerte, se encuentra al pie de la cordillera del Puigsagordi, dentro del término municipal de Balenyà.

La primera mención que tenemos de esta iglesia es del año 955, aunque no tuvo funciones parroquiales hasta el año 1031. Se cree que esta iglesia fue el núcleo antiguo de Balenyà.

Esta iglesia está adosada a la casa de la antigua rectoría. Delante de la iglesia, está el cercado del antiguo cementerio y del comunidor. A pesar de tener los orígenes románicos, a lo largo de la historia se ha ido modificando este edificio, y actualmente podemos observar una mezcla de estilos arquitectónicos.

Podemos observar restos del edificio románico en una parte de la fachada externa, donde podemos observar una decoración de arquerías ciegas de estilo lombardo. También se conserva parte del campanario románico original, con bandas de tipo lombardo y ventanas geminadas.

En este edificio también podemos observar elementos góticos, como el último piso del campanario, al igual que el ábside poligonal que sustituyó al ábside románico.

En 1654, en la Guerra del Francés, esta iglesia fue saqueada y quemada por las tropas francesas. Se decidió reparar la iglesia, y se añadieron cuatro capillas laterales, así como la construcción de la capilla fonda. La capilla fonda es de estilo barroco, casi rococó, y podemos observar molduras finas, ángulos redondeados, un ábside semicircular y una cubierta con cúpula semiesférica.

La fachada principal también es barroca, y podemos observar un portal con piedra tallada con relieves.

En el interior de la iglesia podemos observar unas pinturas, de estilo modernista, que decoran el altar mayor. Estas pinturas fueron hechas por Joan Rifà en la segunda mitad del siglo XX.