cargando el mapa, espere por favor ...

La Generalitat de Cataluña está situada en la Plaza Sant Jaume, en el barrio de Ciutat Vella, en el centro histórico de la ciudad de Barcelona.

La Diputación del General, o Generalitat, se constituyeron en 1289, y su función era la de cobrar los impuestos establecidos entre la tierra y el rey durante unas Cortes Generales. Esta institución no tenía una sede específica.

El cambio en la forma de hacer la guerra que hubo durante el siglo XIV, hizo necesario construir un nuevo sistema fiscal. Después de celebrar las cortes de 1358-59, se pactó la designación de 12 diputados para formar la Diputación del General, o Generalitat, en el Principado de Cataluña. Esta comisión, que adquirió carácter de ser permanente, estaba presidida por el diputado eclesiástico, al que se le consideraba Presidente de la Generalitat. El 3 de diciembre de 1400, la Diputación del General, o Generalitat, compró el actual edificio de la Generalitat para poder establecer su sede.

Todavía se conservan una galería gótica, el cuerpo de San Honorato, la capilla de San Jorge y la fachada de la calle del Bisbe, con imágenes de Pere Joan, como elementos originales góticos del edificio que compraron.

La fachada que hay en la calle del Bisbe, está formada por sillares de piedra, con una puerta que da acceso al patio menor adyacente al patio gótico. Esta fachada está coronada por una crestería de pináculos, con gárgolas y un balaustre con una rica tracería. Encima de la puerta, hay un gran medallón con la representación de San Jorge matando al dragón.

A finales del siglo XVI se amplió el edificio hacia la actual Plaza Sant Jaume. Estas obras fueron dirigidas por Pere Blai, y la fachada sigue la inspiración del renacimiento italiano. El nuevo edificio se terminó entre 1616 y el 1619. Como resultado, la puerta principal está flanqueada con cuatro columnas dóricas lisas, de origen romano, fechadas en el siglo II dC.

Aunque la Diputación del General, o Generalitat de Cataluña, comenzó como un organismo fiscal, poco a poco fue adquiriendo nuevas competencias. Entre las nuevas competencias, estaba la de garantizar la ejecución de las decisiones pactadas en las Cortes Catalanas, y velar por que las Constituciones Catalanas, y otras leyes, fueran respetadas por el rey.

El creciente protagonismo de la Generalitat de Cataluña, con jurisdicción política, judicial y militar, provocó varias guerras contra los reyes durante los siglos XVI – XVII.

Durante la Guerra de Sucesión Española, el archiduque Carlos de Austria (Carlos III) convocó las Cortes en el Salón Sant Jordi en 1705. En aquellas cortes, Carlos III restauró muchos de los privilegios, usos y costumbres de las instituciones catalanas. Además, en la Sala de Contrafacciones de este edificio, es donde se reunía el Brazo Militar y la Junta de Gobierno para dirigir la Guerra de Sucesión Española.

Terminada la Guerra de Sucesión Española, y abolida la Generalitat de Cataluña por parte de Felipe V, este edificio fue ocupado por la real Audiencia, que estuvo presente hasta el 1908. A partir de 1909, pasó a ser la Diputación provincial de Barcelona.

Entre 1931 y 1939, durante la segunda república Española, este edificio acogió al gobierno autónomo de Cataluña.

Con el franquismo, el Gobierno fue derogado, y en 1977 volvió fue instaurado, ocupando, nuevamente, este edificio como sede. Entre el 1977, y en 1987, este edificio fue la sede del Gobierno de Cataluña y la Diputación provincial de Barcelona.